El transporte público y la complejidad urbana

En esta entrada al blog hablaremos sobre el transporte público y la complejidad urbana.

Yo en lo personal soy una persona que utiliza todos los días el transporte público y puedo decir que no es mi parte favorita del día, ya que me ha tocado que el camión no me quiera dar la parada por ser estudiante y traer bienevales o una de las cosas más comunes es ir todo el tiempo con miedo ya que soy mujer y he sufrido muchísima suerte veces de acoso en el transporte público.

image1.png
Este mapa conceptual sintetiza la inofrmacion del documental “EL HOMBRE-CAMION”. https://vimeo.com/210046577

Esta información nos da un contexto y explicación sobre algunas razones por las cuales el servicio público es de mala calidad y nos hace cuestionarnos si realmente los principales responsables son los conductores de estos camiones o es el sistema que se ha convertido en un circulo vicioso en el cual tanto usuarios como conductores se ven afectados.

Yo en lo personal creo que este sistema corrupto en el que vivimos es el que obliga en primera a que los conductores compitan entre ellos en las calles para tener más ganancias ya que no hay un sistema que regule las rutas camioneras, en segundo termino esto ocasiona que usuarios dejen de tomar el camión por la inseguridad que este transmite, al no tener tantos usuarios el ingreso de los dueños de los camiones es menor por lo tanto estos reducen la calidad de los camiones y esto a su vez hace que se le resten usuarios quw lo utilizan, lo cual ocasiona nuevamente que los camiones entnces sigan compitiendo entre ellos para subir a la mayor cantidad de personas posibles. Convirtiendo esta situación en un ciclo que mo se solucionara hasta quw tengamos un sistema regaulatorio y eficiente del servicio del transporte público.

Continuando con esta entrada al blog, para sumarle a estas reflexiones leí el artículo â€œVehículos “ de Pablo Fernández Christlieb. http://www2.ual.es/urbs/index.php/urbs/article/download/fernandez_christlieb/215

El cual nos dice qué hay cinco tipos de vehículos, los cuales importan porque sus movimientos que se entrecruzan y entretejen son los que constituyen la consistencia de las ciudades, que libera y oprime a los ciudadanos.

 1. Avión: la lectura menciona que las personas que se suben a un avión, según sus cuentas es subirse a la vida y que la vida es según sus cuentas, que es un lugar donde no entran los desempleados y los pobres, un lugar en el que la gente se siente con un estatus alto y exclusivo cuando en realidad es un espacio de 270 metros donde caben 250 ocupantes que después de muchas horas de vuelo pierden el glamour. Menciona que los aviones tienen un sistema ya viejo que es utilizado desde hace muchos años.

2. Coches: estos se han convertido en un ensueño irrenunciable para todos y no se aspira a tener Canché para transportarse o llevar cosas, sino para ser alguien; es más práctico ir en taxi, camión o bicicleta, pero hay que ir en coche porque no es práctico sino simbólico. La lectura nos dice que al poder individual se le denomina automóvil y a la libertad de le denomina fin de semana. Aprender a manejar es participar del espíritu del poder del automóvil: aprender a manejar es aprender capitalismo salvaje, donde cada quien hace lo que quiere detrás del volante y se convierte en una lucha en las calles por quienes salen ganando y quienes salen perdiendo. En esta competencia de poderes y libertades personalizadas, hay dominadores, donnadies y perdedores: el autor nos dice que estos se distinguen por sus coches, los primeros traen chargers y hummers; los segundos son como una clase media de audis por encima, seats por en medio y de tsurus por abajo; y los perdedores son los 24 mil jóvenes anuales que perdieron la vida en accidentes de tránsito, los cuales se deben de catalogar como el equivalente de los desempleados del capitalismo. Esto se vuelve en una sociedad donde sobreviven los más aptos y los más aptos actualmente son los que se friegan a los demás con políticas agresivas.

 3. Metro: es un tipo de tubería a donde se dirigen todos aquellos que no tienen para pagar un coche, se transportan en el tren apacharrados y de bajos e las calles donde nadie los ve y los administradores pueden empeorar las condiciones del transporte. Los que no son bien vistos en la superficie están ahí abajo “aguantando la vara del maltrato, porque el metro es una tubería con mal de párkinson”. Las personas que se suicidan en el metro le están echando la culpa a toda la ciudad y toda la sociedad, por eso lo hacen en el escenario público que “simboliza su derrota en este mundo.” 

4. Triciclos: estos no son como los que utilizan los niños de pequeños, estos son como una bicicleta de tres ruedas, dos adelante y una atrás donde en la parte delantera se va un tipo de cazuela donde el ciclista usualmente lleva su puesto de vendimias. A los automovilistas ni les estorban porque ni si quiera los ven, se entrecruzan pero no se tocan ni se dan cuenta que están ahí. Estos triciclos alcanzan a cargar hasta 400 kilogramos. 

5. Rueditas: la lectura dice que a lo mejor la diferencia entre ruedas y rueditas es que las primeras son grupales, se suben varios y cargan lo de todos, y las rueditas son personales, lo cual es congruente con el individualismo y el aislamiento contemporáneos (aquí también caben las bicis). Las rueditas surgen cuando la gente ya no tiene quien le cargue sus cosas. Las rueditas pueden aparecer cuando el planeta se hace más liso gracias a que se eliminan los baches y estro coincide con que la gente se hace muy cosmopolita, viajando y comprando y necesitando maneras de cargar sus cosas.

Yo en lo personal e usado casi todos esos tipos de transporte y puedo decir que a mi manera de verl ninguno es completamente eficiente y sin duda alguna son parte de nuestro sistema capitalista, viajo muy seguido en avión por mi trabajo y como dice Pablo, ahí no se ve a la clase obrera y todos caminan con caras de superioridad y exclusividad; también utilizo el coche y realmente las calles parecieran una jungla slavaje donde sobrevive o gana el más fuerte o en este caso el mas mañoso que no le importan los ls demás y lo único que le importa es llegar a tiempo; también todos los dias utilizo el transporte público y en todos los sentidos está lleno de carencias, primero el que no me quieran subir por ser estudiante y usar bienevales, segundo van atascados de gente que aveces su mochila va por fuera de las puertas porque ya no caben y tercero los camiones también forman parte de esta competencia salvaje por subir más pasejares y ganerles a los otros camioneros; y por último también he utilizado el tren ligero el cual a mi manera de ver las cosas concuerdo con Pablo que la mayoría de las personas que lo utilizan son los obreros del capitalismo y que esta debajo de las calles porque es la sociedad baja y además para no ver las condiciones en las que la gente ahí adntro va. Todos formamos y somos esclavos del sistema que nos clasifica, nos ponen en un rol de la sociedad y nos asigna el transporte que usaremos.

Todos somos en algun momento victimas y perpetradores de este salvajismo que vivimos día con día para movernos en la ciudad, tanto los que utilizamos el transporte público, como los peatones que muren a consecuencia de la competencia diaria de llegar a tiempo sin importar que, como los conductores por ejemplo de camiones que les pagan muy poco y se ven obligados a manejar por horas sin tener tiempo casi de comer he ir al baño y se ven obligados a tener que hacer lo que sea necesario por subir a más personas para tener dinero que llevar a sus hogares.

Creo que sería algo increíble si tuviéramos un transporte público digno y eficiente, en lo personal no me molesta ir en camión o en tren porqué tengo tiempo de leer o ver una película en el transcurso, el problema esta en que la calidad es pésima y atenta contra mi seguridad, yo creo que si se mejorara el transporte público habría menos tráfico, menos contaminación y más seguridad, ya que en otros países donde el transporte público es eficiente ves a los empresarios yendose en el tren y menos gente usa el carro porque el transporte público tiene buena calidad y es más barato a ponerle gasolina a tu carro y tener que buscar estacionamiento, creo que lo que deberiamos de hacer es exigir mejores condiciones del transporte y comenzar a usarlo.

Un comentario sobre “El transporte público y la complejidad urbana

  1. Hola Denis, como tu lo comentas, todos nos volvemos parte del «salvajismo» en los transportes, y no solo como victimas, sino también contribuimos a el una que otra vez, posiblemente sin darnos cuenta porque ya es algo de nuestro día a día, son cosas que podemos empezar a cambiar…
    Pd. Tu mapa conceptual no se puede ver, te hago la observación para que lo cheques y te puedan calificar correctamente 🙂
    Saludos!

    Me gusta

Responder a Lorena Sepúlveda Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s