¬ŅQuien cuenta la verdad?

En esta entrada hablaremos del caso de los Friedman.

Este caso es una historia real, de la familia Friedman en especial del padre de la fimilia Arnol y del hijo menor Jesse, los cuales fueron acusados de abuso infantil y sodomía infantil cometida a sus alumnos de las clases de computación que daban en su casa.

Basandome en el documental Retratando a los Friedman https://m.youtube.com/watch?v=GGiy_k4MKIw&t=3497s

es de donde obtuve la informaci√≥n referente al caso. En este documental se abordan las partes involucradas en el caso y se les entrevista, participan los Friedman, algunos de los estudiantes de las clases de computaci√≥n, la polic√≠a, los detectives involucrados en el caso, el abogado y una periodista. Todos cuentan su versi√≥n de la historia y por eso es tan complicado saber cual es la verdad en esta historia porque hay algunos alumnos entrevistados que declaran que nunca vieron que algun ni√Īo de la clase fuera abusado o algo por el estilo, pero tambi√©n hay otros estudiantes que dicen que aveces jugaban algo llamado ‚Äúburro castigado‚ÄĚ en el cual se abusaba de todos los ni√Īos enfrente de todos y hay otos estudiantes que en el jurado declararon cosas en contra de Jesse pero a√Īos despu√©s en este documental dicen que lo que dijeron en el jurado fue mentira y que s√≥lo lo dijeron para que la polic√≠a dejara de molestarlos. Todas estas posturas tan opuestas hace que se vuelva demasiado complicado analizar cual es la verdad.

Las preguntas que yo respondere en esta entrada son las siguientes: son culpables Harold y Jessi de lo que legalmente se les acusa? ¬ŅQu√© criterios se utilizaron para determinar su veredicto? ¬°Qu√© criterios creo yo que habr√≠a que tomar en cuenta? ¬ŅEs posible llegar a conocer la Verdad sobre los hechos? ¬ŅDe qu√© criterios y condiciones depende ese conocimiento? Las respuestas que dare son personales, son en base a lo que vi en el video pues las posturas que fui desarrollando a lo largo de este documental.

A la primera preguta de si son culpables o no, lo que yo creo es que Arnold (el padre) si era culpable, no se si de todo pero si era clpable de al menos alguna cosa de las que fue acusado, ya que el motivo por el cual toda esta investigaci√≥n comenzo fue porque en la aduana confiscaron una revista con pornograf√≠a infantil de Holanda para Arnold Friedman, entonces cuando entraron a la casa de los Friedman descubrieron que Arnold ten√≠a muchisimas revistas con pornograf√≠a infantil (tanto vender como comorar y generar ponograf√≠a infantil es un delito) entonces con el si hab√≠a pruebas f√≠sicas de que le gustaba la pedofilia, sumandole a esto Arnold le dijo a la periodista que sale en el documental Debbie Nathan que de chico el tuvo relaciones sexuales con su hermano menor por varios a√Īos y entre otras cosas le confeso que una vez abuso de dos hijos de amigos suyos en un viaje, as√≠ en el caso de Arnold si hab√≠a pruebas y antecedentes de que era pedofilo; sin embargo en el caso de Jesse creo que es inocente ya que la √ļnica prueba que ten√≠an eran testimonios sin evidencias f√≠sicas y de los cuales muchos ni√Īos ya despu√©s adultos comfesaron que fue mentira lo que dijeron y que eso nunca paso, por lo tanto a mi manera de ver y analizar las cosas creo que Jesse era inocente.

Jesse Friedman

Respomdiendo a las siguientes dos preguntas sobre que criterios se utilizaron y cuales creo que se deber√≠an de haber utilizado, bueno pues como lo mencione anteriormente el mayor criterio utilizado fue los testimonios de los ni√Īos, pero no hubo ni una sola prueba f√≠sica de que aquellos ni√Īos fueron abusados sexualmente, entonces como lo menciona la investigadora Debbie Nathan (la cual crey√≥ en la inocencia de los Friedman) las acusaciones no ten√≠an argumentos suficientes ya que esto sucedi√≥ por a√Īos y los ni√Īos nunca dijeron nada, adem√°s de que los padres nunca se dieron cuenta y eso que aveces llegaban por sorpresa a las clases por los ni√Īos, adem√°s de esto si algo les hubiera pasado tuvo que haber pruebas f√≠sicas de esos abuso y muchos ni√Īos dijeron que nunca paso nada de eso en las clases.

No estoy segura de si es posible llegar a conocer la verdad, lo √ļnico que se me ocurre es que ahora que ya pasaron tantos a√Īos hablar con aquellos ni√Īos que ahora son adultos que expliquen como fueron las cosas, pero por otro lado si eso en realidad paso pues el preguntar y hacerlos recordad una experiencia tan traum√°tica pues no me parece algo justo. Es dif√≠cil saber la verdad y m√°s cuando los testimonios son ni√Īos que pueden ser manipulados y confundidos muy facilmente.

Me gustaría que se den el tiempo de ver el documental y analizarlo para saber que piensan al respecto.

Continuando con esta entrada, ahora hablaremos del texto ‚ÄúVerdad y conocimiento‚ÄĚ de Josep Maria Terricabras, de su libro Atr√©vete a pensar.

Verdad y conocimiento 

El monopolio doctrinal daba primac√≠a a la llamada verdad objetiva por encima de la libertad individual: los humanos ten√≠amos la obligaci√≥n de conocer la verdad y, por tanto, tambi√©n la obligaci√≥n de acogerla y defenderla una vez conocida. El pluralismo, en cambio, parte de la idea de que la verdad no es necesariamente monol√≠tica: puede haber muchos puntos de vista verdaderos, muchos aspectos diversos y aceptables de la verdad y pueden existir diversas verdades compatibles. 

Los humanos tenemos derecho a buscar la verdad all√° donde la descubras y a defenderla tal y como la hayas descubierto.


De que modo decido quien tiene razón?

Ver los criterios de verdad que realmente aplicamos y la dificultad de descubrir esos criterios a partir de una práctica cotidiana casi siempre espontánea y no meditada. La reflexión sobre los criterios que utilizamos en situaciones específicas es lo que nos puede aportar una mayor comprensión de la complejidad de la realidad. Una teoría de la verdad difícilmente será nunca suficiente para abarcar todo cuanto nosotros consideramos verdadero.

El pluralismo y la autonomía personal a la hora de pensar o de tomar decisiones son, conquistas modernas, que en su forma actual, sólo se pueden entender por influencia de la ilustración y de la revolución francesa. G. E. Lessing, 1729-1781-alemán representante de la ilustración dice que

si Dios le diera a escoger entre ,a verdad o la b√ļsqueda de la verdad, escoger√≠a la segunda a pesar del riesgo a equivocarse y esta es la actitud que, a partir de entonces, ha caracterizado al hombre moderno.


El pluralismo ideol√≥gico s√≥lo garantiza que todos los grupos podr√°n hacer valer sus ideas, pero no puede decidir si estas se har√°n valer con mayor o menor √©xito. En una sociedad de libre mercado eso depende, en gran manera, de mecanismos de propaganda y control. Pero tambi√©n depende, de la capacidad de cada uno para argumentar y razonar de modo aut√≥nomo y cr√≠tico. 

Quien tiene raz√≥n? No se puede preguntar nunca en abstracto, sino siempre como un quien tiene raz√≥n sobre esto o aquello? Y todo depende de los criterios que apliquemos. Ej de criterios: 

  • Un reloj, nos ayuda para las discrepancias de que hora es 
  • Un libro, peri√≥dico o la tele nos servir√°n de referencia para salir de dudas sobre un hecho, fecha o informaci√≥n 
  • Pero si se trata de un diagn√≥stico dif√≠cil, ser√° la coincidencia de diversos profesionales de prestigio lo que acabar√° por decidirnos. 

Apelamos como ultima autoridad decisoria a ciertas instancias externas: leyes, personas, instituciones, etc. Pero hay otras situaciones a las que no podemos apelar a criterios previamente aceptados por todos.

Primero tenemos que ponernos de acuerdo sobre cuales ser√°n los criterios que se utilizaran para juzgar la calidad del jugador: el disparo, el pase, los goles, la entrega, etc. El ponernos de acuerdo en los criterios es el √ļnico camino racional, argumentado y objetivo para llegar a alguna conclusi√≥n. 

Cada uno de nosotros tiene sus argumentos para interpretar lo que otra persona esta pensando.  Pero el √ļnico criterio realmente decisivo de quien tiene la raz√≥n en su interpretaci√≥n es que la persona aludida confirme o desmienta una interpretaci√≥n sobre su persona. Y si ella no quiere hacerlo o quiere enga√Īarnos, no tenemos manera de saberlo con certeza. 

En esos casos nosotros opinamos, hacemos interpretaciones y juzgamos sin tener criterios sobre los cuales apoyarnos.

Cuando no podemos recurrir a ning√ļn criterio que convierta nuestro juicio en autom√°ticamente aceptable, tenemos que reconstruir el contexto que lo sostiene, porque es gracias a ese contexto que el juicio resulta mas o menos plausible. Despu√©s de esto, los dem√°s son los que aceptan o no que tenemos la raz√≥n, ya s√≥lo depende de la perspicacia de su juicio. 

No solo tener el contexto es importante, en ocasiones el despliegue del contexto muestra una relevancia especialmente decisiva. 

La tarea del juez o del jurado consiste, pues en llegar a entender mejor lo que ya se sab√≠a, pero que quiz√° no se sab√≠a de aquel modo. 

Cuando hablamos de decir toda la verdad, nos referimos a toda la verdad de que se dispone sobre un asunto, no garantiza en absoluto que se conoce toda la verdad y que la revelar√° sin lagunas. Cuando ‚Äúdecimos la verdad‚ÄĚ nos aproximamos a los hechos, a los recuerdos, a las experiencias, desde nuestro punto de vista, punto de vista inevitable, porque no podemos abandonar niestra historia ni muestra piel y por consiguiente, siempre decimos la verdad sin poder presindir de nuestros conocimientos, intereses, pasiones, h√°bitos y obsesiones.

Nuestra vida cotidiana est√° llena de situaciones en que actuamos como en un tribunal de justicia: sopesamos, evaluamos y decidimos. A√ļn que algunas veces todos tienen sus puntos de vista tan distintos y todos parecen ciertos que no sabemos quien tiene la raz√≥n y te quedas perplejo y es ah√≠ cuando llega a nuestra mente la frase de: ‚ÄúSeg√ļn c√≥mo, todos tienen raz√≥n; seg√ļn c√≥mo, ninguno la tiene. ‚Äú 

La perplejidad puede ser tanto un punto de llegada que aplasta y paraliza, o bien un punto de arranque que estimula la reflexi√≥n y que exige ser aclarado. Cuando se aplica el segundo caso de la perplejidad entonces, debemos de rehacer los argumentos y las razones de cada uno, despleg√°ndolo todo de nuevo frente a nosotros, ya que para contestar la pregunta de quien tiene raz√≥n, debemos de saber que se esta discutiendo y que se esta diciendo. 

La frase mencionada anteriormente ‚ÄúSeg√ļn c√≥mo, todos tienen raz√≥n; seg√ļn c√≥mo, ninguno la tiene. ‚Äú  nos quiere decir que todos tienen algo de raz√≥n, pero que ninguno la tiene toda.

Una perplejidad no es un problema a resolver sino una inquietud que hay que disolver. Y esto se logra teniendo una mejor comprensi√≥n de la informaci√≥n que se dispone. Ya que la perplejidad no surge porque haga falta informaci√≥n sino que surge cuando no se sabe qu√© hacer con las piezas que se tienen. 

La perplejidad desaparecer√° pues si abandonas el perjuicio de la raz√≥n √ļnica y procuramos desgranar bien lo que hemos constatado: que muchos tienen raz√≥n, que la raz√≥n es escurridiza y no es f√°cil de atrapar. 

Verdad y relativismo 

El concepto tener raz√≥n es mucho m√°s amplio que el de ser verdadero. 

Nuestras teor√≠as de la verdad s√≥lo estipulan criterios para decidir quien tiene raz√≥n. 

En algunas cuestiones más complicadas en las que no existe una verdad absoluta, podemos llegar a mostrar que tenemos razón, aunque quizá no podamos demostrar que lo que decimos es verdad.

  • La verdad es un tipo de raz√≥n, lo importante no es saber qu√© es la verdad, sino averiguar c√≥mo la descubrimos, c√≥mo llegamos a ella, qu√© criterios de verdad aceptamos. Seg√ļn c√≥mo la descubramos, √≥sea los criterios que utilicemos, tendremos un tipo u otro de verdad:
  • La verdad que se descubre emp√≠ricamente, siempre ser√° una verdad abierta a nuevas experiencias y, por tanto, modificable y controlable por parte de los dem√°s 
  • Las verdades que se obtienen por deducci√≥n l√≥gica a partir de ciertas premisas: son verdades que dependen del hecho de aceptar o no las premisas de ser capaces de sacar consecuencias de ellas.
  • Las verdades que se obtienen por testimonio, su validez no depende ni del c√°lculo l√≥gico ni de experimento alguno sino de la fiabilidad intelectual y moral del testigo. 

Se dice que la verdad es hija del tiempo, porque es un concepto usado y manoseado hist√≥ricamente como todos los dem√°s, configurado por la lengua y la cultura, por las relaciones sociales y los condicionamientos psicol√≥gicos. 

Lo que es verdad o mentira siempre lo es con relaci√≥n a algunos criterios, a alg√ļn marco de referencias. Siempre participamos ya de una visi√≥n determinada de las cosas, aprendida a trav√©s de la familia, la escuela o el grupo social en los nos ha tocado nacer y crecer. 

Yo en lo personal concuerdo completamente con que todos tienen parte de la verdad, o la mayoría y que esta verdad se ve afectada por la situación personal que cada persona, por esto es tan importante fijarnos en el proceso y criterios que utilizamos para llegar a esa verdad, porque solo analizándolos y reflexionando sobre ellos podemos ver que criterios se utilizan para así definir los mismos criterios para todos y en base a esto poder saber quien tiene la razón.

Concuerdo con la definición de que la verdad es hija del tiempo, ya que va evolucionando con este, por eso mismo las formas d definir quien tiene la verdad o la razón, tienen que ir cambiando en este proceso evolutivo del descubrimiento de la verdad.

Creo que en el caso de los Friedman se debieron de poner a la mesa cuáles serían los criterios a ser analizados por la defensa y la contra parte, analizarlos en su conjunto y sintonía para asegurarse de que ambas partes iban por el mismo camino y que la respuesta dada sería la persona que tenía la razón.

Para finalizar esta entrada, escuche la conferencia de Chimamanda Adichie¬†‚ÄúEl peligro de una sola historia‚Ä̬†https://www.ted.com/talks/chimamanda_adichie_the_danger_of_a_single_story?language=es#t-101098

‚ÄúEl peligro de una sola historia.‚ÄĚ Somos muy vulnerables e influenciables ante una historia, especialmente cuando somos ni√Īos. 

La conferencista comienza contando sobre su compa√Īera de cuarto de la universidad, la cual conoc√≠a solo una historia de Africa, una historia de cat√°strofe, y en esta historia no era posible que los africanos se parecieran a ella de alguna manera, no hab√≠a posibilidad de sentimientos mas complejos que lastima y no hab√≠a posibilidad de una conexi√≥n como iguales¬†

Se habla de lo peligroso que es tener s√≥lo una historia de las cosas y pone de ejemplo a su continente, Africa, de como cuando ella se fue a Estados Unidos vio que las personas ve√≠an a Africa como un pa√≠s de micha vegetaci√≥n, animales y pobreza, cuando en realidad los pa√≠ses de Africa no son todos as√≠ y ella ten√≠a un versi√≥n muy distinta de lo que era su pa√≠s, el problema era que en occidente s√≥lo ten√≠an una versi√≥n de la historia, pero esto mismo le paso a ella cuando viaj√≥ hac√≠a M√©xico. En Estados Unidos hab√≠a muchos inmigrantes los cuales estaban relacionados con la palabra ‚Äúmexicanos‚ÄĚ  como personas que saqueaban el sistema de salud que eran arrestados en la frontera; por lo tanto ella s√≥lo conoc√≠a esa historia pero al ir a M√©xico se dio cuenta que estaba muy equivocada sobre lo que cre√≠a de los mexicanos. Ese es el problema, nosotros no podemos hablar de una sola historia excluyendo la palabra poder ‚Äúser mas grande que otro‚ÄĚ , el poder no es solo poder crear una sola historia sobre el otro sino hacer que esa sea la historia definitiva. Dependiendo de a quien pongamos en primer lugar o en segundo lugar en la historia es como va a cambiar y a ser interpretada. 

La historia √ļnica crea estereotipos y el problema de estos no es que no son ciertos sino que est√°n incompletos, hacen de una sola historia la √ļnica historia. Por ejemplo es cierto que Africa es un continente lleno de cat√°strofes pero tambi√©n hay otras historias que no tienen que ver con las cat√°strofes y hablar de ellas es igual de importante. Es importante tener varias historias para poder comprender un lugar o a una persona. La consecuencia de una sola historia es que roba la dignidad de los pueblos, dificulta el reconocimiento de nuestra igualdad humanitaria, enfatiza nuestras diferencias en lugar de nuestras similitudes. Las historias se han utilizado para despojar y culminar pero estas tambi√©n pueden dar poder y humanizar, las historias pueden quebrar la dignidad de un pueblo pero tambi√©n pueden reparar esa dignidad rota.

Ella termina el video con este pensamiento: ‚Äúcuando rechazamos la historia √ļnica, cuando nos damos cuenta que nunca hay una sola historia sobre ning√ļn lugar, recuperaremos una suerte de para√≠so‚ÄĚ

En mi carrera, Relaciones Internacionales, el tener una sola historia es algo muy peligroso ya que por ejemplo si nos queremos dedicar a la rama de pol√≠ticas p√ļblicas, el tener una sola historia representar√≠a crear una pol√≠tica p√ļblica ineficiente que seguramente no atacara el problema desde su ra√≠z y no llegara a todas sus vertientes. En cuestiones internacionales es aun peor el tener una sola historia ya que esto puede llevar a tomar decisiones equivocadas, como invadir pa√≠ses, ‚Äúllevar democracia‚ÄĚ a algunos otros, hacer intervenciones de ‚Äúpaz‚ÄĚ y muchas otras cuestiones que hemos visto a lo largo de la historia de como se han violentado los derechos humanos al tener una sola historia y tomarla como la √ļnica y verdadera.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Est√°s comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Est√°s comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Est√°s comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s